lunes, junio 11, 2012

Hereñu



Con herramienta filosa muestra.

Dibuja sensible, a vuelo de pájaro reconoce las generalidades espaciales.
El umbral dará paso al recorrido, al cambio.
Dará acceso aquello que nos era inaccesible.

De la tierra al agua y del agua al cielo, el reflejo de agua estancada muta.


Aún objetual, comienza a conformar lo que será el espacio sagrado, esbozando en él la importancia de la luz.

1 comentario:

Marcelo dijo...

La calidad plástica de la propuesta es sorprendente.
Todas las imágenes sostienen una admirable coherencia .
Coherencia que no teme adentrarse en la exploración de esa peculiar forma.
Como se la puede calar para hacerla permeable a la luz , sin atacar su esencia ?
Hay en ese gesto formal cierta presencia como de dos manos en oración....o, tal vez la misma sutileza con la que cobijamos entre nuestras manso la delicadeza de un pichón
Muy sugestiva la propuesta
Hay que prestar atención a que la "hermosura" del objeto en sí no lo insensibilce en relación al ámbito
En el modelo de conjunto parecería que se empieza a plantear y por ende a resolver este delicado tema.